Cuento de terror No abras la puerta

Cuento de terror No abras la puertaEs muy común encontrarnos en nuestra vida diario con diversos letreros de advertencia, desde las típicas y conocidas señales viales, hasta los carteles de prohibiciones: “NO tocar”, “NO pisar el césped”, “NO abrir”, “NO…”, “NO…”, “NO…”. Con todas estas imposiciones finalmente terminamos pasando por alto una que otra, pensando que tiene gran trascendencia, pero los avisos están ahí por alguna razón.

Hace algunos años, se mudó al edificio una familia con varios hijos, entre ellos, un pequeño maleducado de nueve años. Se dedicaba a molestar a todos sin recibir castigo, pues a su familia no le importaba mucho. En un par de semanas, andaba en la zona de mantenimiento apagando los sistemas; hubo multas y llamados para la familia por esto, pero no respondieron a nada.

Pero cuando el briboncillo desapareció, movilizaron a toda la ciudad, trajeron a los medios de comunicación para acusarnos por lo sucedido, argumentando que desde un inicio no nos agradaba. Por suerte para nosotros, hasta en ese punto había cámaras de seguridad, en las grabaciones se le veía entrar a la zona de calderas. Se acercó hasta un enorme letrero que decía: “No abras la puerta“, pero aun así, lo hizo, la imagen se distorsionó un poco, pero claramente se notaba a la perfección la salida de una sombra humanoide, la cual lo absorbió completamente, hasta no dejar rastros de él.

Yo observaba a escondidas, me sentí tan nervioso como los demás testigos del video. La puerta estaba tapiada, según decían los vigilantes se hizo eso veinte años atrás cuando algunos chicos desaparecieron en las mismas condiciones, en ese entonces ocultaron todo, tal como lo harían también en esta ocasión.

El caso fue enterrado, no escuché nada más de él, pero he continuado mi vida con miedo desde entonces, porque nos quedamos en el mismo edificio, vi muy bien lo que sucedió, esa sombra podía fácilmente atravesar gruesas paredes de concreto, no veo como podría ser contenida ahí dentro, pero al menos aprendí bien mi lección, no andaría por ahí abriendo puertas que no debo.

{ 1 comment… add one }
  • kristian soto

    me encantaria que me enviaran mas historias como esta me encantan

Deja un comentario