Relato de terror Los restos de una madre III

Relato de terror Los restos de una madre III

Después de tantos asaltos, los come humanos simplemente decidieron atacar. Jamás lo habían hecho antes a menos que fuera por hambre. No se sintieron amenazados por la gente del bosque hasta la llegada de Esteban y creyendo que su fin estaba cerca, sin planear nada, en su forma humana porque así eran más rápidos, se enfilaron hacia el bosque, siguiendo el olor de aquellos que se escondían tras sus árboles.

Lo que no sabían era que en el árbol más alto junto a la muralla había un guardia que vigilaba cada uno de sus movimientos, y se los comunicó a los demás, mediante una tenue luz, que solo podía verse, si se sabía el punto exacto donde mirar.

En el bosque todos lucían tranquilos, y cuando la tenue luz brilló en un árbol cercano, empezaron el movimiento, como una coreografía bien ensayada, algunos tomaron lugares sobre los arboles, otros tras la piedras, y otros tantos junto a Esteban, permanecieron parados inmóviles en medio de la escena.

Un fuerte olor a humano, alteró al grupo de caminantes, y de inmediato, iniciaron su transformación, entre gruñidos y gritos de dolor, su cabeza creció el doble rompiendo toda la piel de hombre, dejando ver su verdadero ser. Parecía que aullaban con gusto hacia la luna, recorriendo los últimos metros hacia su destino. Sus pesados movimientos, junto a sus gestos amenazadores no parecían atemorizar a las ocho personas que rodeaban a Esteban, y cuando a punto estaban de llegar hasta ellas, la gran mayoría de criaturas, cayó en una fosa bajo sus pies, ¡El truco más viejo del mundo!, pero los come humanos no parecían ser muy hábiles en las artes de la guerra o en su forma monstruosa se volvían solamente maquinas de matar a las cuales les costaba trabajo pensar. Sea como fuere, terminaron siendo masacrados en aquel agujero, les llovían flechas y lanzas de varios picos, y en cada ronda, indudablemente al menos un par caía.

Por un momento se podría dudar, quienes eran verdaderamente los monstruos, pues era aquello una carnicería, la sangre de las bestias salpicaban sobre las personas que reían gustosas al estarlos torturando. Y se ponían aun más felices, cuando el resto de los compañeros arrojaba al agujero algunas criaturas mas envueltas en redes, a las cuales no les permitieron escapar.

Solo un par de engendros, recobraron forma humana y corrieron a través del bosque, esperando llegar a su guarida. Primera vez, que el cazador, era cazado… Cuando se vieron acorralados, usaron una habilidad que no se les conocía, olieron en su captores el parentesco, con alguno de sus bocadillos, pues si algo tenía esas criaturas, era que no olvidaban la sangre que habían probado, aunque corriera por otras venas. Aprovechando esto, tomaron la forma de alguna de sus víctimas pasadas, y de inmediato un hombre confundido, al ver que la criatura lucia como su pequeña hija, la tomó entre sus brazos y se internó en el bosque con ella para ponerla al salvo. Los demás también dudaban, pues aquellos que habían encontrado un rostro familiar en el grupo, les pedían esperar. Mientras Esteban les ordenaba disparar, pero cuando llegó el momento de mostrar decisión, no pudo hacerlo. Apuntaba firmemente su arco hacia “su propia Madre… o algo que fingía ser ella”, lo sujetaba tan firme, que no pudo soltar la flecha y dejó que se fueran. Hubo incluso quien se marchó con las criaturas por su propia voluntad, encontrando así una forma falsa, de recuperar lo que una vez perdieron.

A pesar de tantos monstruos muertos, los hombres del bosque se sintieron derrotados. Los pocos engendros que habían escapado eran capaces de formar una nueva colonia, y ahora los tendrían que buscar. Tal vez en el momento de encontrarlos, conociendo ya sus trucos y sabiendo más de ellos, estarían en condiciones de acabarlos pase lo que pase.

A final de cuentas, Esteban era aun muy pequeño y tenía mucho que vivir, aprenderían juntos, y cuando él se convirtiera realmente en un “hombre del bosque”, estarían ahí para ser dirigidos, en contra de aquellas criaturas y muchas otras, que se cruzaran por su camino.

 Parte I, Parte II

FIN


Sigue disfrutando nuestras Historias de terror muy aterradoras y escalofriantes.
{ 10 comments… add one }
  • emocionante

  • Cindy

    Mi imaginación me. llevo hasta el corazón de Esteban

  • adriana edissa zamora moreno

    Esta padre

    • lola

      si es emocionanteeee y me gustaaaaaa jajajajajaj ajajjaajjaj esta padre

  • muy buenas las historias

    muy buenas

  • mary

    muy buenas y entrtenidas

  • dennis

    no c no me llamo mucho la atencion pero si es un poco entretenida

  • roxi

    Guuau eso fue estremecedor

  • lola

    es muy bonitooooooooooooo jajajajjajajajajajajajjajajajajajajajajjajajajjajj bonitoooooooooo

  • Brighitte

    me gusto like
    entretenidaaaa

Deja un comentario