La casa del pueblo

historias de terror la casa del pueblo

Hay decisiones fáciles, difíciles, buenas… y tal vez malas, que los seres humanos tenemos que tomar en cierta etapa de nuestras vidas. Una de estas decisiones duras, estaba discutiéndose en la plaza del pueblo al atardecer. Una madre lloraba a mares, un padre cargaba un enorme pesar en el rostro, y una muchedumbre los aprisionaba, mientras otros tantos se dirigían a la casa de aquella angustiada pareja.

Llevaban como propósito sellar puertas y ventanas, para evitar que salieran de aquel edificio tres pequeños menores de seis años, que padecían una extraña enfermedad y que se habían contagiado entre ellos. Los tres hermanos, veían asombrados a través de cada ventana que se iba tapando, y cayeron presas llanto a sentir el miedo de aquella oscuridad que se estaba generando y por horas sus gritos se escucharon por todo el pueblo.

La madre se retorcía del dolor y junto a su marido los ataron por semanas, hasta que dejaron de escucharse los llantos de los niños, y todos los dieron por muertos, pues durante todo ese tiempo nadie les proporcionó bebida o alimento.

Esperaron un tiempo pertinente para retirar las tapas en puertas y ventanas, para encontrarse con una desagradable sorpresa, los tres chicos permanecieron quietos junto a una ventana, viendo hacia fuera, tal vez esperando el momento en que les abrieran para poder salir.

Los cuerpos recibieron santa sepultura y unas cruces de madera fueron colocadas en el sitio de su muerte, aun así, aquellas pequeñas almas no logran descansar en paz, pues aunque la casa lleva tiempo abandonada, mucha gente asegura ver como tres pequeñas cabecitas, se asoman constantemente por aquella ventana, incluso, hay ocasiones en que los llantos que salen de aquel lugar, le roban el sueño, a los habitantes del pueblo entero.

¿Quieres más historias?, visita: historias de terror

{ 3 comments… add one }

Deja un comentario

Siguiente post:

Anterior post: