Domingo sangriento: la ciudad que temía la puesta del sol

Una mirada nostálgica a la película de 1976 inspirada en el verdadero crimen que me convirtió en un fanático de los slasher, “The Town That Dreaded Sundown”, y la inteligente secuela de 2014.

Algunas personas dicen que nunca olvidas tu primer beso. No puedo discutir con eso. Pero agregaría que nunca olvidas tu primera película de slasher.

Era el verano de 1977. Tenía 10 años y estaba a punto de que me presentaran mi primera película con clasificación R (no editada para televisión). Había estado viendo horror durante algunos años en este punto, pero todo estaba en la televisión (esto fue antes del cable y antes del VCR, niños y niñas. Así es. Teníamos cuatro estaciones, y una de ellas era PBS).

La selección de esa noche fue un largometraje doble de Walking Tall, Part III y una película de la que nunca había oído hablar, “The Town that Dreaded Sundown”. Después de ver la película de acción bastante brutal (por el momento) y un breve intermedio, nos acomodamos para lo que se convertiría en mi primera prueba de horror sin editar.

Según los estándares actuales (o incluso los estándares de la época), La ciudad que temía la puesta del sol es una película de terror relativamente dócil, pero en mi cerebro de diez años me dio aún más miedo el hecho de que la película me asegurara que lo que estaba “a punto de ver es verdad, dónde sucedió y cómo sucedió. Solo se han cambiado los nombres “.

Rlanzado en 1976, la película La ciudad que temía la puesta del sol se basa en una serie de asesinatos reales que tuvieron lugar en 1946 en Texarkana, Texas. Varias parejas son atacadas en el transcurso de la película y los asesinatos se atribuyen al “Asesino Fantasma”, una figura encapuchada que mata con cuchillos, pistolas y un trombón (Sí, lo leíste correctamente). Una mirada al Asesino Fantasma. También demuestra que esta película probablemente influyó en la apariencia de Jason Voorhees antes de que descubriera su icónica máscara de hockey.

La película está narrada en estilo documental, con un narrador que explica los hechos y las acciones realizadas por la policía para resolver los crímenes. El fantasma golpea cada veintiún días, y la última vez es la noche del baile de graduación. Traen a un famoso Texas Ranger para trabajar en el caso, y casi atrapa al Fantasma, solo para que escape en el último minuto.

A lo largo de La ciudad que temía la puesta del sol, se da a entender que el Fantasma se mueve sin ser detectado entre los ciudadanos de Texarkana y sigue la investigación policial. Tan abruptamente como comenzaron los asesinatos, terminaron unas diez semanas después de los primeros asesinatos. La película insinúa que el Fantasma todavía existe, incluso treinta años después, cuando la película se estrena en Texarkana.

A pesar de estar “basados ​​en hechos reales”, los productores de películas fueron demandados por una familia por cómo sentían que se representaba a su familiar. La película ubica los asesinatos en Arkansas, pero la mayoría de ellos ocurrieron en el campo rural de Texas que rodea a Texarkana. Y no había trombón. Una de las víctimas tocaba el saxofón, pero sería un poco más difícil convertirlo en un arma.

Volviendo a ver la película, el hecho de que encontré esto aterrador es casi ridículo. Realmente no hay nada aterrador en eso, pero recuerdo estar tirado en el asiento trasero de la camioneta de mi madre con mi prima, y ​​la mitad del tiempo teníamos mantas sobre nuestros ojos y le preguntábamos a mi hermano pequeño qué estaba pasando. La película también tiene mucho más humor de lo que recuerdo … y la aparición de una de mis enamoradas de la infancia, Dawn Wells (Maryann en la isla de Gilligan).

Es el final de la película, esa implicación de que el asesino todavía camina entre los ciudadanos de Texarkana lo que establece la secuela de 2014 de la película original.

Aunque es una secuela La ciudad que temía la puesta del sol (2014) comparte el mismo nombre que su predecesor. ¿La premisa? La ciudad de Texarkana muestra la película original todos los años en Halloween. En su proyección de 2013, alguien comienza a recrear los asesinatos de la película comenzando con Jamie (Addison Timlin) y Corey (Spencer Treat Clark). Jamie sobrevive y más tarde es contactado por Phantom Killer para “hacerles recordar a Mary”.

Como hay más asesinatos después de la película (ese trombón vuelve), Jamie investiga con la ayuda de Nick (Travis Trope), un ex compañero de clase. Las escenas se reproducen a partir de la película original en las pantallas de televisión, solo para presenciarlas nuevamente cuando son recreadas por el Asesino Fantasma actual. Jamie y Nick rastrean al hijo del director que hizo la película original y aprenden su teoría sobre quién puede ser el asesino.

La secuela es en gran medida una mezcla de la película original con elementos de “Scream” añadidos en buena medida. El final es su cliché de terror estándar, pero no quita la diversión general de la película. Las actuaciones sólidas de los protagonistas y una premisa creativa elevan esto por encima de su remake estándar. También es notable por ser uno de los últimos papeles de Edward Hermann (The Lost Boys) y Ed Lauter (Cujo).

La ciudad que temía la puesta del sol en sus dos encarnaciones vale la pena echarle un vistazo si no las ha visto antes. El original siempre tendrá un lugar especial para mí, a pesar de su cursi sensación de los 70, y la secuela le da nueva vida a Phantom Killer.


La ciudad que temía la puesta del sol Tráiler de 1976:

La ciudad que temía la puesta del sol Tráiler de 2014: