Velorio no planeado

historias de terror velorio

En aquella funeraria había dos guardias, uno debía encargarse de la parte de afuera, y había otro guardia que pasaba todo el tiempo dentro. Pero esa noche el frio era tremendo, un aire helado empezó a soplar y en un instante ya estaba lloviendo. Así que Roberto entró al edificio a refugiarse, era ya de madrugada, las luces estaban apagadas, y no podía encontrar a su compañero, que parecía estar dormido porque no respondía al llamado en la radio.

Con algo de nerviosismo Roberto comenzó a gritar el nombre de su compañero. Y de pronto… la puerta de una cámara de velación se abrió, y se escuchó un dolido –agrrrr-. El pobre hombre ya estaba listo para correr al escuchar que unos pasos se acercaban, y una sombra empezaba a asomarse… pero para su tranquilidad era solamente el otro guardia, que venía estirándose y balbuceando después de un buen sueño.

Los dos se rieron un rato. Gerardo volvió a la sala donde descansaba pero en un instante volvió a salir, pálido y asustado diciendo que había una vieja sentada en el sillón, los dos fueron juntos, encendieron las luces y efectivamente ahí estaba, mirando fijamente un ataúd.

Gerardo quedó muy sorprendido, porque ni siquiera sabía que ahí había un cajón, no vio que alguien se acercara a velar, y siempre estuvieron las luces apagadas. Todo el tiempo que durmió ahí ni siquiera se percató de la anciana, la funeraria ya había cerrado no se suponía que estuviera ahí.

Intrigados se acercaron a averiguar, pero antes de preguntarle algo, ella dijo: -Preséntenle sus respetos al difunto- los dos hombres avergonzados fueron hasta el ataúd y vieron que quien descansaba en el, era la misma viejecilla del sillón. Que con una tristeza profunda en el rostro, les pedía que la acompañaran esa noche a velarse a sí misma porque todos los demás la habían olvidado.

¿Quieres más historias?, visita: historias de terror


14 pensamientos en “Velorio no planeado

  1. sarita

    que triste que a a la familia la invitas a una fiesta y llevan hasta el perro del vecino y cuando es velorio, apenas si se paran a la misa
    de despedida, lo digo por que asi tengo familiares
    pero en fin ya pagarán esa apatia

    Responder
  2. evelyn

    yo lo se yo tengo un tio k se murio y un dia me cede a dormir con mi amiga marlen y nos tocaron la puerta del patio y la de la calle

    Responder
  3. karen

    esta historia nos hace reflexionar y aunque no de miedo es una buena historia me gusto mucho pobre señora y si como dicen ustedes eso si llega a pasar

    Responder
  4. Lita Wellington

    hermosa historia, no es de terror para mi gusto, es mas bien de reflexión, pero de verdad muchos olvidan a sus familiares

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>